Baterías ultra-rápidas: 70 kilómetros en 5 minutos de carga

Las baterías ultra-rápidas son el gran sueño de los fabricantes. Hoy te contamos cómo la empresa israelí StoreDot busca hacer de este sueño una realidad.

Baterías ultra-rápidas: el quebradero de cabeza

Una de las dudas más habituales que tienen los potenciales compradores de motos eléctricas (y de coches eléctricos) son los tiempos de carga de las baterías.

El hecho de llevar toda una vida improvisando el repostado hace que el sistema eléctrico cree cierta ansiedad a los consumidores.

Es por ello que los fabricantes de baterías trabajan a destajo en dos direcciones: buscar baterías que alberguen el máximo de capacidad posible, y a su vez, crear sistemas de carga para lograr baterías ultra-rápidas. 

StoreDot: cargar en 5 minutos es posible

O eso aseguran.

La marca, quién trabaja con el soporte económico de la marca de carburantes BP, ha creado una nueva batería capaz de dar 70 kilómetros de autonomía tras una carga de sólo 5 minutos.

Esto es posible según cuentan gracias a la innovación trabajada a través del estaño el germanio y el silicio, quienes entran en substitución del grafito, y acompañan a ión-litio.

Combinándose con otros elementos orgánicos de los cuales no han querido dar más detalles, han podido cargar una moto eléctrica Torrot y administrarle 70 kilómetros de autonomía en una breve carga.

Futuro de las baterías ultra-rápidas 

Las baterías ultra-rápidas de StorDot no llegarán al mercado, según sus previsiones, hasta el 2021.

Será entonces cuando tendremos más detalles sobre ellas, a la vez que habremos podido probarlas en otros gadgets, ya que la primera incursión la pretenden hacer en las baterías de los teléfonos móviles, para los que prometen velocidades similares.

Baterías ultra-rápidas

Será cuando hayan comercializado las baterías para motos eléctricas cuando se entren en juego las baterías ultra-rápidas para coches eléctricos, para los que buscan otorgar cargas de 350 kilómetros en menos de diez minutos.

Buenas noticias que no deben hacernos caer en precipitaciones

Al fin y al cabo, que el negocio de los eléctricos necesita aún de una fuerte mejora en lo referente a las autonomías de las baterías es un secreto a voces, y a ello se están dedicado muchos esfuerzos y muchos millones de euros.

Saber cómo afrontar los procesos breves de carga sin que ello afecte a la durabilidad de las baterías, controlar el calentamiento de las mismas en procesos de recepción alta de energía, o procurar por la seguridad de los propios cargadores son factores que, por más que el mercado exista celeridad, no deben nunca dejarse de lado.