Brammo Empulse: rodaje

El odómetro marca más de tres dígitos, indicando que el período de rodaje ha concluido. Los primeros mil kilómetros a lomos de la Empulse nos dan una idea de su comportamiento. Para ello hemos hecho uso diario, pero también una ruta de fin de semana. Antes, un resumen de la máquina:

Entra por la vista. El trabajo de Brian Wismann –diseñador de Brammo– luce bien a ojos de los que tenemos fijación por las dos ruedas. Destacan sus frenos Brembo serie oro, que junto a un respetable calibre de rueda insinúan cierto nivel de dinamismo.

ElectricKartingSalou

Nada más subirse, uno toma conciencia de los más de 200 Kg que declaran sus creadores. En parado se siente como una moto grande. Llegado el momento de arrancarla, tras el ritual de cerrar la chaqueta, abrochar el casco y ajustar los guantes… se escucha un ‘clac’, la instrumentación hace un chequeo y ya está lista para revolucionarse. Lo más ruidoso que se puede apreciar es la bomba del líquido refrigerante, que se pone en marcha.

Ya está. Si esperabas un estruendoso tetracilíndrico aspirando y detonando, es que no te has percatado de que la Empulse funciona con pilas. La agonía por la ausencia de rumorosidad sólo dura un par de segundos, hasta que engranas una marcha y retuerces el acelerador. En movimiento la Empulse sigue siendo una moto grande, aunque un CdG relativamente bajo y un buen reparto de pesos, te hacen olvidar su voluminosa apariencia.

CarrefourTarragona

El propulsor tiene chicha. Parece que su gestión electrónica ha sido programada para emular un motor de explosión; aunque tiene buenos bajos, donde empieza a ser realmente estimulante es a partir de 6.000 rpm. En marchas cortas, con el modo sport activado, poco o nada tiene que envidiar a una naked media, en la franja de 600 a 750 cm3. Desde parado hasta 130 km/h, la aceleración es fulgurante y nadie podrá decir que empuja poco.

El cambio de marchas es uno de los sellos de identidad de la Empulse. Es la única moto eléctrica del mercado que lo incorpora, aunque sea una decisión venida del dpto. de marketing y no justificada a nivel técnico. Por concepto, si el motor eléctrico es capaz de entregar todo el par desde 0 rpm y mantenerlo constante hasta el corte, la caja de cambios sobra. Y queda demostrado en la Empulse; puedes seleccionar sexta, en parado, y salir de un semáforo sin mayor esfuerzo.

CampingAmetlla

El embrague es el súmmum de esta incongruencia, ya que el motor eléctrico tampoco tiene ralentí. A pesar de ser innecesaria, la caja de cambios termina siendo conveniente dada la curva de potencia que se ha programado. Queda claro que Brammo ha buscado la aceptación del motorista, sin perder de vista las bondades de la tracción eléctrica.

Hablemos del punto flaco: la autonomía. Aunque la Empulse equipa una batería de generosa capacidad, hay que saber administrar la energía. Principalmente influye el estilo de conducción y, cuanta más potencia disponible, más impacto tiene éste en la autonomía.

AlbetiNoya

La primera ruta que hemos afrontado con la Empulse ha sido Barcelona-Delta del Ebro, unos 400 km en total. Nuestros amigos de la bodega ecológica Albet i Noya, junto a la buena gente de Electric Karting Salou, nos prestaron algún que otro kWh para poder avanzar. También contribuyeron a completar el itinerario: Carrefour Tarragona, Camping Ametlla y Restaurante Piscolabis.

En condiciones bastante mejorables (temperatura ambiente inferior a 13ºC, circulando con pasajero, maletas y bastante viento…) conseguimos resultados muy aceptables. En carretera nacional, rodando con alegría pero respetando los límites de velocidad, hace unos 100 km. Un enchufe cualquiera y dos horas necesitas para recuperar el 80% de la carga.

Si un litro de gasolina proporciona, al arder, unos 9 kWh de energía, y la batería de la Empulse tiene 9 kWh de capacidad, podemos decir que consume el equivalente a 1 L/100 km. O visto de otra manera; que una moto de ésta envergadura pueda recorrer 100 km con el equivalente a 1 litro de gasolina, no está nada mal.

Ficha técnica Brammo Empulse

Te interesará también: