Silence descubre las novedades para el 2020 en el Smart City

Silence saca pecho en el Smart City Expo World Congress. La marca de motos eléctricas ha presentado distintas novedades que ponen rumbo a un 2020 muy prometedor. Mientras tanto cierran este año con unos números muy buenos. Antes de la presentación, hicimos un aparte con Carlos Sotelo, CEO de Silence, para que nos diera cuatro pistas para saber por como irían las coses en el futuro más próximo.

Las battery swap, intercambiadores de baterías

En primer lugar, Sotelo lanzó la novedad más importante: los hubs battery swap que pondrán en marcha el próximo 2020. Los modelos S01 y S02 (recién salidos al mercado y presentados en el Expoelèctric de hace unas semanas) y el S03, la nueva moto eléctrica que saldrá ya en el 2020, dispone de baterías fácilmente extraíbles (se transportan como una maleta Trolley) y que se pueden recargar en cualquier punto de recarga.

Pero el equipo de Silence, preocupados por la correcta movilidad eléctrica en zonas urbanas, sabe que uno de los puntos calientes está en la posibilidad de poder recargar la batería en la ciudad. Pero su propuesta no es la de ubicar nuevos puntos de recarga, sino la de facilitar puntos de intercambio de baterías. Se trata de hubs intercambiadores, unos armarios que el usuario de Silence podrá abrir a través de una aplicación, coger una nueva batería cargada y dejar la gastada. Más rápido y directo que una recarga. Solo es necesario una suscripción de 20 euros al mes.

Las baterías de Silence, las de mayor capacidad del mercado

Carlos Sotelo pone énfasis en el rendimiento de sus baterías. La Silence S01 ya lleva una batería de 5’6 kW, la que tiene mayor capacidad del mercado. Y destaca también la facilidad de extracción de esta. “Una batería que tiene una patente de extracción que ha desarrollado Silence, que permitirá que nuestros vehículos funcionen con la misma batería y que se reduzca mucho el coste de un vehículo”. De esta manera una moto eléctrica Silence puede rebajar su precio de los 6.000 € a los 4.000 aproximadamente.

Además, el coste de cargar un batería Silence suele ser sobre los 0’70 euros. Un scooter de combustible para idéntico kilometraje, gastará unos 6-7 euros. “Queremos hacernos competitivos con los vehículos de gasolina y sacando la batería de la moto ahorramos costes”. Un scooter de combustión está sobre los 3.200 euros. La aproximación por precio realmente es muy buena.

Puntos de intercambio

La implantación de estos intercambiadores de baterías se dará a lo largo del 2020. Uno de los primeros puntos será en la flagshipstore que tiene la marca en la calle Muntaner. Pero están desarrollando otros puntos donde se puedan encontrar. Pero siempre serán en espacios privados. Aunque estaría muy bien poder encontrar estos armarios a lo ancho del callejero de la ciudad. “Sí que es verdad que la Generalitat se ha mostrado interesado en poder desarrollar estos hubs de baterías que nos permitan poder movernos en toda el área metropolitana” ha declarado Sotelo, pero a día de hoy, aún no hay ninguna colaboración con la Administración pública.

Más novedades de Silence

Otra de las novedades que han querido presentar en el marco del Smart City ha sido el árbol solar. Una estructura vertical de metro cuadrado con tres paneles solares que el usuario puede instalar en el balcón, jardín o espacio abierto y con el que podrás proveer de energía tu casa, así como tu vehículo. Una alternativa sostenible también a los puntos de recarga.

Presente y futuro de Silence

La presentación de Carlos Sotelo, fantásticamente dinamizada por Antonio Martínez Muniente, Communications & PR Manager de Silence, destacó el crecimiento de Silence desde hace seis años quienes ahora tienen hasta 160 empleados en plantilla. El propio Munientes puso un ejemplo muy gráfico para entender el crecimiento de la marca. “Si ponemos una moto Silence una detrás de otra hasta llegar a las 10.000 unidades que hemos vendido, hacemos 20 km de motocicletas y llegamos a Molins de Rei” donde precisamente tiene la fábrica. Y es que como el propio Carlos Sotelo ya nos avanzaba, “Silence está en números negros, y este año tendremos una facturación de más de 35 millones de euros”.

Pero sin duda el futuro pinta aún mejor. Y gran parte de ello está en manos de SEAT que han confiado en Silence para el desarrollo de su primera e-scooter. “Que una marca mundial como SEAT nos reconozca yo creo que es un éxito y con ello se nos presenta una oportunidad de crecimiento mucho más rápido”. Con esta alianza, Carlo Sotelo espera poder transformar su proyecto personal, Silence, en un player mundial de la movilidad eléctrica.