Switch eSCRAMBLER, de diseño simple y prestaciones potentes

Diferenciarse a través del diseño es una opción que muchas marcas contemplan para hacer frente a su competencia. Y sin duda esta es una de las opciones que ha aplicado Switch Motorcycles a su nuevo prototipo eléctrico, la Switch eSCRAMBLER. Diseño retro, simple, para una moto naked que ofrece buenas prestaciones técnicas para su conducción urbana.

La apariencia retro de la eSCRAMBLER

La eSCRAMBLER ha sido diseñada por Matthew Waddick, fundador de la casa, y el diseñador industrial Michel Riis, que trabajó anteriormente para Yamaha Advanced Labs. El resultado es una moto eléctrica de apariencia sencilla, de tamaño medio y con transmisión por correa.

En cuanto al diseño lo que destaca más es la caja en el cuadro que actúa como falso depósito de gasolina. Esta caja sirve como punto de apoyo para las rodillas del conductor. Pero también para guardar todo el cableado eléctrico (componentes de 12 V, convertidor CA-CC, cables de batería o el control del acelerador).

La potencia de la eSCRAMBLER

La eSCRAMBLER tiene unas muy buenas prestaciones técnicas. Con un motor eléctrico de 68 CV de potencia permite una aceleración de 0 a 100 km/h en 3’2 segundos. Alcanza así los 150 km/h de velocidad punta. Tanto el motor como el basculante trasero están montados coaxialmente para simplificar el sistema de transmisión de correa.

Respecto a la batería de 11 kWh de esta moto eléctrica, permite una autonomía real de 150 km. Se trata de una batería de última generación, con celdas de Panasonic. Éstas se refrigeran usando placas de transferencia de calor de aluminio y cobre dentro. La marca no concreta tiempos de recarga, aunque si que anuncian que están trabajando en un sistema de carga rápida en corriente continua.

La tecnología de la eSCRAMBLER

La moto de Switch Motorcycles contempla también unos frenos de la compañía JJuan (como los de la Zero SR) y con un ABS de Bosch. Además, este prototipo dispone de un software que permite el monitoreo remoto en tiempo real y así poder conocer diferentes parámetros de la moto y hacer ajustes en tiempo real. Este sistema se sitúa en el chasis de la moto. También hay que sumar al equipamiento, un GPS, tres modos de conducción, control de crucero y recuperación energética en las frenadas.

La marca no ha avanzado precios y de hecho aún están puliendo algunos detalles. Y aún tienen pendiente superar las últimas pruebas de homologación. Pero si que se han marcado una fecha de salida al mercado: el 2022.