Prueba KTM Freeride E-XC

Si hace unas semanas os traíamos una toma de contacto con la KTM Freeride E-SM, en esta ocasión damos la bienvenida a la versión más endurera, la E-XC, que al igual que su hermana asfáltica atesora un motor de 21,7 CV de potencia máxima y 42 Nm de par motor. Su velocidad máxima, en llano, no pasa en mucho los 70 km/h.

ktm-freeride-e-xc

Esta austriaca se presenta como una alternativa eléctrica a las clásicas motos de campo, y para ello equipa una parte ciclo muy eficaz, con una horquilla delantera invertida WP de 43 mm y 250 mm de recorrido y un amortiguador trasero PDS de 260 mm, por lo que el comportamiento adaptado a las excursiones fuera del asfalto está más que garantizado. Las suspensiones ofrecen un tarado tirando a duro que permite conservar el agarre. El chasis es bueno y reacciona bien en terrenos bacheados. Los mandos de los frenos de esta KTM están situados como en las bicicletas –freno delantero a la derecha, freno trasero a la izquierda- así que hay que habituarse a frenar sin el pedal.

ktm-freeride-e-xc-4

La batería, de 28 kilos de peso, se carga completamente en 80 minutos, pero recupera el 80% de su carga en menos de una hora. KTM, tras 10.000 horas de test para lanzar este modelo, indica que el equipo de baterías puede soportar 700 ciclos de carga manteniendo el 80% de su rendimiento. Como dato: con la tarifa actual cada recarga te costará unos 0,77 euros.

ktm-freeride-e-xc-3

En marcha, se aprecia un tacto de gas natural e inmediato, con aceleraciones muy directas que nos permite modular la cantidad de potencia demandada en cada momento: el par motor es constante desde los 0 km/h, y la electrónica ayuda a modular la arrancada para poder hacerlo sin embrague. Ofrece tres modos de conducción ajustables: Economy (para economizar al máximo la batería disponible), Standard (más potente, da todos los watts disponibles , con una entrega más dulce) y Advanced (el más reactivo y divertido).

ktm-freeride-e-xc-1

Con un precio de 11.199 euros, la KTM Freeride E-XC es apta para su uso en la vía pública pues dispone de todos los componentes necesarios que se requieren para la homologación como las luces, los indicadores, los espejos, la llave de contacto o el inmovilizador. Además, está homologado para el carnet A1, o sea, es posible conducirlo desde los 16 años.

Te interesará también: