Así son las Zonas de Bajas Emisiones en las principales capitales europeas

Aunque para algunos llegue ya tarde, este 1 de enero se aplica la nueva normativa que va a regular el tráfico de vehículos contaminantes en la ciudad de Barcelona a través de las Zonas de Bajas Emisiones. Y decimos que llega tarde porque ya hay muchas otras ciudades europeas que llevan varios años aplicando protocolos y medidas anticontaminación de eficiencia demostrada, tanto para los automóviles como para las motocicletas.

Las Zonas de Bajas Emisiones en Londres

Una de las ciudades con medidas más agresivas contra los vehículos contaminantes es Londres, que ha dividido la ciudad en dos áreas: la LEZ Zona de Bajas Emisiones y la ULEZ Zona de Emisiones Ultrabajas.

Estas dos áreas se activaron en el 2008 y funcionan las 24 horas del día. Los principales vehículos afectados son autobuses, camiones y furgonetas, que deben abonar entre 100 y 200 libras cada vez que acceden a la LEZ sin respetar las limitaciones de emisión. La circulación por la ULEZ es aún más restrictiva, pues desde 2019 se impone un peaje de 12,5 libras (14 euros) por día a los vehículos contaminantes que quieran acceder a esta zona más céntrica, motos incluidas. 

El plan contra la contaminación en París

Igual que en España, en París todos los vehículos de la capital deben contar con un distintivo que ofrezca información sobre la edad del coche y, por tanto, del nivel de contaminación que puede emitir. De esta forma, los vehículos con los distintivos 5 y 4, los más viejos de todos, tienen prohibida la circulación en toda la ciudad durante toda la semana, sin restricciones horarias

Además, también dispone de unas Zonas de Bajas Emisiones (ZFE), que cubre casi toda la ciudad, donde también se restringe el paso de algunos vehículos. El objetivo es que en 2030 en esta ZFE no pase ni un coche viejo.

La Zona Medioambiental de Berlín

En la capital alemana también llevan ya muchos años aplicando medidas severas de tráfico de vehículos contaminantes. Desde 2008 gran parte de la ciudad es declarada Zona Medioambiental unos 88 km² de superficie total y, por tanto, solo permite la entrada de vehículos que no emiten hasta un tope de emisiones. Estos vehículos están identificados con una pegatina verde. Quien entra en esta Umweltzonen sin distintivo recibe una multa de 80 euros.

La norma contra los vehículos contaminantes de Roma

Roma no es de las capitales más contaminantes y contaminadas de Europa, pero sí que vive con preocupación el aumento de la polución. Así han impuesto la Zona de Tráfico Limitado (ZTL) en el centro histórico. Solamente los residentes, los trabajadores de la zona, los vehículos eléctricos y los transportes públicos pueden entrar en la ZTL. 

Esta área está dividida en tres zonas: la del Casco Antiguo es la más restrictiva con la entrada de los vehículos ya que solo se permite la entrada de coches eléctricos y motos eléctricas.

Ámsterdam contra las motos más contaminantes

Ámsterdam, la ciudad de las bicicletas, aún no ha puesto coto a los coches más contaminantes. De momento sus actuaciones se centran en motocicletas, taxis, furgonetas y autobuses que usen diésel. Pero el Ayuntamiento ha anunciado que para el 2021 se prohibirá la entrada en la ciudad de aquellos coches de diésel con matriculación anterior al 2005. 

Su objetivo es de máximos: para el 2030 el acceso a la ciudad de cualquier vehículo, sea privado o público, estará limitado a aquellos que emitan cero emisiones.

Normativa anticontaminación en Barcelona

Los vehículos contaminantes, aquellos que no lleven la etiqueta del DGT en la que categoriza cada vehículo según el año de matriculación y sus niveles de emisión, no podrán entrar en las Zonas de Bajas Emisiones (ZBE) de Barcelona entre las 7hs de la mañana y las 20 hs. Eso incluye a todas aquellas motos y ciclomotores que han sido matriculados antes de enero del 2003.

 

Busca en Barcelona la movilidad más sostenible

En Barcelona es el momento para apostar por la movilidad eléctrica, con la entrada en vigor el 1 de enero de la nueva normativa de Zona de Bajas Emisiones (ZBE). Por eso, el motosharing es una de las mejores soluciones de movilidad urbana para la ciudad.

Muchas de estas ciudades saben que uno de los modelos más eficientes para quitar vehículos contaminantes de las calles es apostar por el sharing eléctrico. El usuario ahorra gastos en de aparcamiento, mantenimiento y seguro; mientras que la ciudad dispone de un modelo compartido que optimiza la cantidad de vehículos que circula por ella. Dado que Barcelona es una ciudad mediterránea con una excelente climatología, tiene mucho sentido apostar por un sharing de moto eléctrica. En este sentido el servicio de motosharing eCooltra, es la mejor opción. Se trata del operador de movilidad eléctrica líder en Europa, con una flota de más de 7.000 motos y más de 900.000 usuarios que las utilizan con frecuencia. En España podemos encontrarlas en Barcelona, Madrid y Valencia. 

Si por el contrario, eres un usuario que necesitas un uso más regular de tu moto, o bien vives a la afueras de la ciudad y quieres ir cada día con tu propio vehículo, Cooltra tiene para ti un modelo de renting absolutamente competitivo. Aprovecha el cambio de normativa para pasarte definitivamente a una conducción Zero emisiones si vives en Barcelona o en cualquiera del resto de ciudades de España donde opera.