Recargar una moto eléctrica en el trabajo

La recarga de un vehículo eléctrico en el lugar de trabajo es quizá uno de los grandes temas a resolver. Cierto es que ya hay empresas que fomentan esta actividad colocando puntos de recarga para sus trabajadores, pero en España aún es pronto para dar esta tarea como finiquitada. Sin ir más lejos, el pasado mes de junio una empresa de Bilbao le abrió un expediente con fin de despido a uno de sus trabajadores por recargar repetidas veces la batería extraíble de su motocicleta eléctrica sin el permiso expreso de la empresa.

Este empleado había comprado un ciclomotor Vostok E7, un modelo 100% eléctrico con una batería de 1,6 kWh de capacidad y una autonomía de 65 km. Una recarga completa en un enchufe convencional dura unas 3 horas y media y su coste es de alrededor de 20 céntimos de euro por cada recarga.

El empleado, molesto con la situación, contactó también con la empresa donde adquirió el ciclomotor para advertirles de la situación ya que en su página web ponía que se podía recargar en el trabajo, aunque bien es cierto que esto es solo un reclamo publicitario para intentar captar la atención de los clientes. Poder recargar o no en el trabajo depende de la empresa.

¿Se puede recargar en tu lugar de trabajo?

Por ahora no hay ninguna ley que obligue a las empresas a ofrecer la recarga a sus empleados. De esta manera, es decisión siempre de la empresa permitirlo. No obstante aquí se abre un debate interesante ya que son muchos los trabajadores que en su lugar de trabajo recargan otros elementos tecnológicos como el teléfono móvil, tablets o incluso los ya populares patinetes eléctricos.

Cierto es que la batería extraíble de una moto eléctrica tiene un mayor consumo. De manera que se debería de pedir permiso a la empresa para poder hacerlo. Hay que tener en cuenta que, a día de hoy, el volumen de este tipo de vehículos es bajo, pero a medida que pasen los años habrá muchos más. Será entonces cuando las empresas deberán regular en sus convenios el uso de la electricidad para recargar vehículos eléctricos.