VEA 2018, el nuevo plan de ayudas económicas para vehículos eléctricos

A partir del próximo mes de junio, el gobierno español pondrá en marcha un nuevo plan de ayudas económicas destinadas a todos aquellos vehículos eléctricos e impulsados por energías alternativas. En este plan se incluyen tanto las motos como los scooters eléctricos, dos de los vehículos impulsados por electricidad que en la actualidad experimentan un gran auge en ventas.

El nuevo plan de ayudas económicas lleva por nombre VEA y básicamente es una continuación del plan anterior, MOVEA, por lo que está enfocado tanto a las empresas, como a las personas físicas, que tendrían acceso a un apoyo económico de 1.100€ para la adquisición de un vehículo impulsado por electricidad y cuyo precio se encuentre por debajo de los 10.000€.

Lo interesante es que si el precio del vehículo eléctrico que se pretende comprar excede los 10.000€, entonces las ayudas que se podrían recibir serian de hasta 2.500€. Ahora bien, es importante mencionar que todas las solicitudes para acceder a estas ayudas económicas siguen un orden, lo que significa que si te interesa recibir este tipo de ayudas, es fundamental que te mantengas al tanto de la fecha en la que se pondrá en marcha el plan para realizar los trámites correspondientes a través del concesionario o en su caso mediante el establecimiento comercial que lleve a cabo la venta del scooter eléctrico o la moto.

También hay que decir que hace muy poco la Dirección General de Tráfico hizo pública la catalogación de las motos en base a sus emisiones. De esta manera y tal como sucede con los coches, las motos ya disponen de su propia clasificación y etiquetas medioambientales. En función de la normativa Euro por la que fueron homologadas, todas las motocicletas recibirán etiquetas Cero, Eco, C y B, mientras que aquellas anteriores a 1999, no reciben una clasificación y por lo tanto se les considerará como altamente contaminantes.

Plan VEA 2018

La etiqueta de emisiones Cero corresponde a la categoría eléctrica a batería (BEV), autonomía extendida (REEV) o vehículos híbridos (PHEV) y en donde su autonomía tiene que estar por encima de los 140 km.

Por su parte, la etiqueta ECO, también es una categoría eléctrica e híbrida, sin embargo la autonomía en este caso no supera los 40 km. En el caso de la etiqueta C, corresponde al nivel de emisiones Euro 4 y Euro 3, mientras que la Etiqueta B, corresponde a nivel de emisiones Euro 2.

Se prevé que tanto los scooters como las motos eléctricas se beneficien de estas ayudas por parte no solo de los ayuntamientos, sino también de las comunidades autónomas. Se piensa que esto podría darse en situaciones como cuando se tenga que circular en días de alta contaminación o circular por espacios reducidos dentro de la ciudad. Hasta el momento sin embargo, ningún ayuntamiento o comunidad autónoma se ha pronunciado al respecto.

Lo relevante en todo caso es que el plan VEA se enfoca principalmente en los vehículos eléctricos, que como sabemos en la actualidad están experimentando un boom en ventas, no solo en el caso de las motos y el scooter del tipo “bike sharing”, sino también en vehículos eléctricos que se emplean para el reparto de mercancías y que de hecho en algunas ciudades importantes de España ya se han implementado de esta manera.

¿Podrían los patinetes eléctricos scooter tener algún tipo de bonificación en el futuro?

Ahora bien, tampoco podemos negar el enorme éxito que están teniendo los patinetes eléctricos scooter que hasta hace muy poco eran vistos simplemente como juguetes y que en la actualidad se han convertido en otra forma de transporte sostenible en las ciudades. De hecho, hay muchas personas que prefieren los patinetes eléctricos por encima de las motos eléctricas, lo cual ha provocado que se conviertan en competencia directa gracias a las ventas.

Un patinete eléctrico tiene muchas ventajas con respecto a las motos eléctricas, comenzando por el hecho de que son increíblemente fáciles de conducir, sin mencionar que se pueden plegar para llevarlos contigo a todas partes. Son ideales para desplazarse cortas distancias en las ciudades de una forma cómoda y eficiente, motivo por el cual muchas empresas de reparto los utilizan para las entregas de “última milla”.

Considerando todo esto, sería interesante que más adelante o en un futuro no muy lejano, se considere la idea de ofrecer ayudas o algún tipo de bonificación para que más personas tengan la oportunidad de comprar patinetes eléctricos. Después de todo, hay una creciente tendencia en las grandes ciudades de optar por medios de transportes más ecológicos y sostenibles, dos aspectos por los que precisamente se destacan los patinetes eléctricos.

Al final es un beneficio para todos, incluso para las empresas que tienen la oportunidad de ofrecer un mejor servicio y al mismo tiempo contribuir con el medio ambiente. Scooters, motos y patinetes eléctricos son ahora mismo alternativas sostenibles y perfectamente viables al transporte tradicional que cada vez se vuelve menos eficiente y más contaminante.